LARVA MIGRANS


La larva migrans cutánea (LMC), es una parasitosis que se observa en mayor medida en países de climas tropicales y subtropicales. Sin embargo, la incidencia de esta enfermedad en países estacionales también se ha visto incrementada, probablemente debido a los movimientos migratorios y al turismo a países endémicos. Los principales agentes causales son:

Ancylostoma Braziliense

Larva Migrans

Ancylostoma Caninum

Larva Migrans

Los huevos de estos parásitos se encuentran principalmente en las heces de perros y gatos que no han sido correctamente desparasitados. Su desarrollo se da en suelos arenosos y húmedos hasta alcanzar la forma larvaria con capacidad infectiva al ser humano. Al entrar en contacto con el huésped humano penetra en la epidermis de zonas expuestas, y esto le permite iniciar su migración dando lugar a la clínica dermatológica.


El diagnóstico de la LMC se basa en la clínica y la anamnesis de viaje reciente a zonas endémicas como por ejemplo centro y Sur de América, África, y algunas regiones de Asia. La manifestación clínica se sospecha en pacientes con lesiones cutáneas pruriginosas con forma de trayecto sobreelevado, eritematoso(rojizo), lineal o serpiginoso.


El pronóstico de esta enfermedad es excelente dado que el curso de la misma es autolimitado. La larva no puede completar su ciclo vital en el ser humano por lo que muere espontáneamente semanas después del inicio del cuadro clínico. Sin embargo, el prurito es el síntoma que puede ser severo por lo cual el paciente consulta y debe ser tratado. Las pruebas complementarias de laboratorio no confirman el diagnóstico. El hallazgo de laboratorio que se observa ocasionalmente es la eosinofilia, dato común en las infecciones parasitarias en general; pero que no es el único desencadenante.


Respecto al tratamiento se deberán indicar algunos antiparasitarios y antihistamínicos los cuales deben ser indicados por el medico teniendo en cuenta la edad del paciente, el peso y si existe contraindicaciones frente alguno de estos medicamentos. La consulta oportuna con el medico dermatólogo brinda un adecuado y oportuno tratamiento.




Dr. Cristian Rocha
Médico Dermatólogo
RyZ Dermatech

ERITEMA AB IGNE


El eritema ab igne (EAI), es una patología cutánea benigna caracterizada por una hiperpigmentación reticulada de la piel secundaria a la exposición crónica a bajos niveles de radiación infrarroja o fuentes de calor. Esta patología suele presentarse en personas que viven en lugares con temperaturas bajas o estacionales muy marcadas, y producida por la exposición cercana a chimeneas, calefactores, bolsas de agua caliente. Por otra parte, la incidencia de enfermedad ha disminuido con la introducción de la calefacción central en las casas, sin embargo, en las últimas décadas se ha producido un leve aumento de esta patología debido al uso de otras fuentes de calor como mantas eléctricas, almohadas térmicas, computadores portátiles sin importar el clima donde habiten las personas. También se ha observado en pacientes que desempeñan labores en fundición, cocineros y panaderos por lo que debe considerarse un riesgo laboral.


Hasta el momento la fisiopatología del eritema ab igne es desconocido. Se cree que el calor produce daño epidérmico y oclusión parcial de los capilares de la dermis generando inflamación, fibrosis y posteriormente depósito de hemosiderina (pigmento de origen sanguíneo), que es la causante del color marrón- violáceo característico.


Como ya se mencionó previamente el EAI se presenta como consecuencia de la exposición prolongada y repetida a una fuente de calor, radiación ultravioleta o infraroja. Por lo general se necesitan temperaturas entre 45 y 47°C durante un tiempo mínimo de 2-3 semanas y hasta un año para que este se presenten las manifestaciones clínicas en piel. La intensidad del calor, el tiempo de exposición y la presencia o no de ropa entre la fuente de calor y la piel son factores que influyen en la severidad de la patología.


Las manifestaciones clínicas del EAI se pueden presentar en cualquier lugar del cuerpo donde haya contacto con las fuentes de calor previamente mencionadas y se caracteriza por una mancha reticulada (en forma de red) de color rojo y con el tiempo de evolución se torna a un color violáceo que posteriormente deja una mancha residual parduzca. Otros cambios que se pueden presentar son la descamación y la atrofia cutánea. Adicionalmente algunos pacientes pueden referir un dolor de intensidad leve, prurito o disestesias (sensación de hormigueo), pero la mayoría de las lesiones son asintomáticas. La localización de las lesiones es más frecuente en: región pretibial, región lumbar y en las extremidades inferiores (cara anterior de muslos).


El diagnóstico del EAI se realiza a través de los datos obtenidos mediante el interrogatorio al paciente y la alta sospecha diagnostica mediante el examen físico. En ocasiones se realiza la biopsia cutánea cuando existen dudas en el diagnostico o cambios sospechosos de malignidad sobre la piel afectada principalmente en los pacientes que tienen muchos años de evolución con esta enfermedad.


Si un paciente, sospecha de presentar estos cambios en la piel debe consultar oportunamente al dermatólogo para su valoración o el estudio de otras enfermedades que puedan ser similares en su presentación. Esta patología tiene un buen pronóstico, pero es importante recordar que, si la fuente de calor persiste por largo tiempo, aunque no presente quemaduras, tiene un mayor riesgo de desarrollar algunos tipos de canceres de piel.





Dra. Leidy Patricia Zúñiga Correa
Dermatóloga
RyZ Dermatech

TRATAMIENTO PARPADOS


El área periocular está conformada por las cejas y los párpados superiores e inferiores, pero es importante tener en cuenta que hay zonas adyacentes como la frente y el área temporal (sienes) que debemos tener en cuenta cuando ofrecemos tratamientos para esta zona. La piel de los párpados se caracteriza por ser muy delgada además de tener características diferentes al resto de la piel del rostro, por tal motivo hay tratamientos especiales para esta zona y representan un gran reto para el medico dermatólogo.

Durante el examen o valoración del área periocular se deben tener en cuenta varios aspectos:
· Fototipo cutáneo y etnia
· Estado de hidratación
· Elasticidad de la piel
· Flacidez
· Pigmentaciones o manchas
· Líneas de expresión - arrugas
· Posición de las cejas
· Bolsas palpebrales
· Surco de la ojera.


Todos estos aspectos son importantes, pero también es de vital importancia escuchar las expectativas de los pacientes, porque de acuerdo a esto se definen los problemas a mejorar en esta zona como pueden ser: el manejo de ojeras, bolsas, parpados caídos, arrugas que dan a la mirada un aspecto cansado y desvitalizado.

Los tratamientos que podemos ofrecer desde la parte dermatológica, son procedimientos mínimamente invasivos, que tienen el objetivo de bio-estimular la piel, restaurar volúmenes y minimizar las líneas de expresión para así obtener una mirada más fresca. Es importante aclarar que en ocasiones se deben hacer tratamientos quirúrgicos ya que con los procedimientos disponibles no se alcanzan a corregir ciertos defectos por ejemplo el exceso de piel en los párpados. Sin embargo, muchos de los pacientes, ya sea por ser jóvenes o por tener contraindicaciones quirúrgicas, solicitan procedimientos poco invasivos con resultados rápidos y menores complicaciones.

Para mejorar el aspecto de la zona periorbitaria contamos con diversos tratamientos, pero como se mencionó cada uno de estos se elige de acuerdo a la necesidad de cada paciente, a veces se pueden combinar varios tratamientos para obtener mejores resultados. Además, es importante seguir las recomendaciones del dermatólogo para tener resultados deseados.

Algunos de los tratamientos son:

1. Mesoterapia con NCTF 135 HA: consiste en la aplicación de un compuesto revitalizante de ácido hialurónico , vitaminas , coenzimas y antioxidantes que se inyecta a través de nanoagujas lo que hace que sea un tratamiento bien tolerado; y nos ayuda a mejorar la producción de colágeno, mejorar arrugas finas, hidratación y mejorar la calidad de la piel.

2. Aplicación de toxina botulínica: actúa relajando los músculos perioculares, mejorando las líneas de expresión.

3. Láser de CO2 fraccionado: mejora la producción de colágeno de la zona y de esta manejar redensifica la piel, y tiene además un efecto tensor, mejora flaccidez leve a moderada.

4. Ultherapy: permite redensificar la piel periocular y supraciliar y actúa a diferentes capas de la piel con lo cual se logra elevación de las cejas obteniendo una mirada atractiva.

5. Rellenos de ácido hialurónico: es utilizado para restaurar el volumen perdido en el surco nasoyugal o de la ojera, lo que crea un efecto intenso de luminosidad en la mirada mientras se reducen todas esas pequeñas arrugas perioculares.

6. Peeling: a través de la aplicación de diversos compuestos se logra una renovación de la piel y mejoría de la textura.

Primero es necesario hacer una valoración del estado de la piel y de acuerdo a esto INDIVIDUALIZAR los tratamientos para así obtener los mejores resultados para cada paciente.



Dra. Leidy Patricia Zúñiga
Dermatóloga
RyZ Dermatech

PITIRIASIS LIQUENOIDE


La pitiriasis liquenoide es una dermatosis inflamatoria adquirida, poco frecuente , de etiología desconocida, por lo general benigna y auto-involutiva.

La etiología como se menciono es desconocida y la patogenia es un tema de constante discusiones. Algunos trabajos antiguos respaldaban una patogenia por inmunocomplejos, la cual con trabajos más recientes se ha observado su correlación con una enfermedad linfoproliferativa , la cual tiene como factores desencadenantes un estímulo antigénico que puede ser de origen: bacteriano, viral o parasitario, y/o a una respuesta inflamatoria secundaria a una alteración primaria de linfocitos T. Las primeras teorías de origen infeccioso se fundamentan en la existencia de brotes esporádicos y el comienzo de la patología en pacientes que han presentado un antecedente de infección respiratoria superior, como por ejemplo faringitis estreptocócica o infección por numerosos microorganismos que se han postulado como: adenovirus, virus de Epstein-Barr, Toxoplasma gondii, parvovirus B19, Streptococcus pyogenes, Staphylococcus aureus, VIH y citomegalovirus, aunque en muchas ocasiones los resultados en la identificación de uno de estos microorganismos es inconstante.

La segunda teoría de la etiopatogénica involucra a una alteración en linfocitos T como defecto subyacente, basados en estudios demostraron la presencia de células T monoclonales en casos seleccionados, implicando una posible discrasia celular T como el defecto desencadenante.

El cuadro clínico se caracteriza por una erupción habitualmente difusa con predominio central, compuesta por pápulas descamativas, en general asintomáticas y sin compromiso extracutáneo, aunque a veces, puede haber prurito, ardor o fiebre. Según la apariencia y la duración de las lesiones, se reconocen dos formas:

• Forma aguda (PLEVA): la pitiriasis liquenoide y varioliforme aguda se presenta como una erupción cutánea repentina, polimorfa, constituida inicialmente por pápulas eritematosas o eritematoparduscas entre 3-5 mm de diámetro, que pueden estar cubiertas por escamas finas y que pueden fusionarse para formar placas. A medida que la enfermedad progresa, sobre las pápulas aparecen vesiculopústulas(pequeñas ampollas llenas de pus), que se umbilican y progresan a la necrosis hemorrágica, con lesiones purpúricas y costrosas hemáticas que si se remueven se pueden observar las úlceras necróticas. Estas lesiones necróticas se curan en varias semanas, pueden dejar una cicatriz varioliforme (cicatrices atróficas, que por lo general pueden ser hipopigmentadas).

En raras ocasiones pueden coexistir síntomas sistémicos, sobre todo al comienzo, cuando se puede observar fiebre, astenia . dolores articulares y musculares. Hay una forma grave y rara de PLEVA con una mortalidad alta de aproximadamente el 24%, más frecuente en niños. Comienza como una PLEVA típica que tras un período de 2 a 6 semanas las lesiones se extienden se generan ampollas hemorrágicas o pústulas (lesiones de pus) que evolucionan a necrosis y ulceración, asociadas a fiebre intermitente, síntomas constitucionales y compromiso del estado general, e inclusive artritis, derrame articular, agitación, dolores abdominales, neumonitis intersticial, malabsorción intestinal y compromiso del sistema nervioso central y se conoce como Enfermedad de Mucha Habermann.

Pitiriasis Liquenoide

• Forma Crónica (PLC): la pitiriasis liquenoide crónica se presenta como una erupción monomorfa persistente y asintomática, compuesta de pápulas planas aisladas, eritematosas y descamativas entre 2 a 5 mm que progresivamente se oscurecen para desaparecer en 2 a 3 semanas dejando una mácula hipo/hiperpigmentada que persiste algunos meses la cual desaparece y en ocasiones puede persistir esta hipopigmentación residual. La escama que está adherida en el centro se despega en bloque sin provocar sangrado, dando lugar al signo típico de escama en oblea. Estas lesiones aparecen y evolucionan en grupos, coexisten lesiones en diferentes momentos y cursa con exacerbaciones y remisiones.


Pitiriasis Liquenoide

Ambas formas de presentación comparten muchas características clínico-patológicas, lo cual sugiere que representan grupos polares de un espectro continuo de una misma enfermedad , que incluye estadios intermedios y formas superpuestas. La presentación clínica de las lesiones se presentan preferentemente el tronco y raíz de miembros superiores e inferiores , y es más marcada en los pliegues de flexión. El compromiso facial y de las mucosas bucal o genital es raro, pero se puede detectar en la forma aguda. Las lesiones tienden a aparecer en grupos, de dos a ocho cada día y su número total es variable, aunque generalmente hay varias docenas de pápulas(lesiones sobreelevadas menores de 5mm).

El diagnóstico se confirma con la toma de biopsia y el estudio histopatológico.

Para finalizar el tratamiento no existe ninguno especifico, por lo cual se recomienda la valoración dermatológica de cada paciente para optimizar el mejor tratamiento y buscar factores desencadenantes como se mencionó. Cabe recordar que pueden observarse recaídas, ya sea de la misma forma clínica aguda o bien de una forma más crónica.








Dr. Cristian Rocha
Médico Dermatólogo
RyZ Dermatech

GRANULOMA ANULAR


El granuloma anular (GA), es una enfermedad dermatológica poco común de causa desconocida, que en la mayoría de los pacientes tiende a la auto-involución alrededor de aproximadamente dos años después de su inicio. La incidencia del granuloma anular no está descrita con claridad, pero se calcula que el 0.034% de las consultas dermatológicas corresponden a esta patología cutánea. Por otra parte, la relación Mujer: Hombre es de 2:1.4, no habiendo predominio de raza. La mayoría de los casos el diagnóstico clínico no se complementa con el estudio histopatológico el cual debería realizarse lo que no permite calcular la verdadera afectación de esta dermatosis.

Se ha observado su predominio en el primer decenio de la vida en la forma subcutánea y en la tercera década de vida en las formas generalizada y localizada. Su patogénesis es desconocida. Se han postulado algunas teorías que resultan con la alteración del tejido conectivo, rodeado de un infiltrado inflamatorio granulomatoso el cual no es bien entendido; sin embargo, algunos de los eventos que pueden predisponer a esta patología son los siguientes:


1.Un proceso degenerativo del tejido conectivo como inicio de la inflamación granulomatosa.
2. Reacción inmunitaria mediada por linfocitos, que resulta en la activación de macrófagos, con degradación de tejido conectivo mediado por citoquinas.
3.Vasculitis leve o una microangiopatía que llevan a lesión tisular.


La manifestación clínica se presenta clásicamente como grupos de pápulas (lesiones sobreelevadas) del color de la piel, a veces eritematosas o violáceas, con configuración anular o arciforme sin cambios epidérmicos. Se localizan frecuentemente en el dorso de las manos y los pies. Sin embargo, se ha intentado clasificar de varias maneras, pero en general se consideran las siguientes formas:


a. Localizado
Granuloma Anular Localizado

b. Generalizado
Granuloma Anular Generalizado

c. Perforante
Granuloma Anular Perforante

a. Subcutáneo
Granuloma Anular Subcutáneo


Hay otras variantes clínicas de GA que no se ajustan a las mencionadas, entre las que se encuentran el papular-umbilicado, papular-diseminado, nódulos pseudorreumatoideos, nódulos reumatoideos benignos y el subcutáneo en palizada. En cuanto a su topografía, se clasifica en Localizado (se refiere a la afección de un segmento cutáneo) Generalizado (se refiere a la extensión de dos o más segmentos).

Como se menciono anteriormente el diagnóstico es mediante la presentación clínica y su confirmación debería ser mediante la biopsia cutánea y el estudio histopatológico. Por otra parte se ha observado algunas asociaciones con otras patológicas desencadenantes y/o concomitantes, entre las que se ha observado: enfermedad tiroidea, obesidad , dislipidemia, infección por VIH , hepatitis B, hepatitis C, diferentes tipos de cáncer como por ejemplo linfomas, aplicación de vacunas como por ejemplo la BCG, picaduras de insectos, infección por herpes zoster y tuberculosis. En cuanto a la diabetes mellitus se ha relacionado también con GA.



El tratamiento requiere de la valoración dermatológica y la posible confirmación mediante la biopsia cutánea y el estudio anatomopatológico, además de descartar asociaciones a enfermedades desencadenantes y/o concomitantes. También es importante aclarar que a pesar de la resolución espontanea como se menciono, o la adecuada respuesta a los tratamientos el curso de esta patología puede ser crónico y recidivante.






Dr. Cristian Rocha
Médico Dermatólogo
RyZ Dermatech

NOTALGIA PARESTÉSICA


La notalgia parestésica (NP), es una en una entidad enigmática para los dermatólogos, dado que no se conocen bien su prevalencia ni su fisiopatogenia , además tampoco existe un tratamiento estandarizado.

Se ha observado que esta patología es más frecuente en mujeres de edad media o adultas mayores, pero en algunos estudios se ha observado casos en jóvenes con un carácter hereditario. La NP esta clasificada dentro de las mononeuropatías sensitivas focales, de las que se han descrito diferentes territorios neurocutáneos como por ejemplo:

• Prurito braquiorradial (nervio cutáneo anterobraquial)
• Quiralgia parestésica (nervio radial)
• Meralgia parestésica (nervio femorocutáneo)
• Gonalgia parestésica (nervio safeno)
• Digitalgia parestésica (nervio digital).

Sobre su origen se han postulado diversas teorías, siendo las más reconocidas las dos siguientes:

1. Esta entidad está producida por un proceso vertebral degenerativo, traumático o compresivo, como por ejemplo una herniación del núcleo pulposo o un osteofito. Se observo que en un 80% de los pacientes existían alteraciones radiológicas en la médula espinal y en un 60-70% de ellos estas anormalidades se correlacionaban con la localización topográfica de la NP. Según autores de diversos estudios la compresión de una raíz nerviosa por la columna con un proceso degenerativo sería la causa de esta entidad; pero en otros estudios también han observado en pacientes con alteraciones degenerativas de la edad sin ningún tipo de manifestación cutánea por lo que se concluyen que son probables hipótesis.

2. La otra hipótesis en la etiología se focaliza en una alteración en la inervación de las ramas posteriores de los nervios periféricos espinales donde se sugiere que se debe a la peculiaridad de los ramos posteriores de los nervios espinales que salen de T2-T6 y al atravesar el músculo paraespinal multifidus cambia su dirección a 90o, lo que predispone al atrapamientos de los nervios y que conlleva posteriormente cambios isquémicos y finalmente a lesión del nervio lo que conllevaría a la información errónea de los nervios produciendo dolor o prurito y consecuentemente, alterar la neuroanatomía de la piel.



Respecto a la clínica, al examen dermatológico se observa una macula (mancha) hiperpigmentada circunscrita además de eritema , excoriaciones secundarias al rascado crónico, la localización es casi siempre entre los segmentos dorsales T2 - T8 (regiones interescapular, subescapular o paravertebral). Lo habitual es que curse con dolor de características neuropáticas (sensaciones anormales llamadas disestesias y dolor producido por estímulos normalmente no dolorosos llamado alodinia), o más frecuentemente con prurito hasta en un 60% de los casos, que puede considerarse también de tipo neuropático. A diferencia del dolor neuropático, el prurito es menos reconocido como secuela de una lesión nerviosa.



Por lo general el diagnóstico es clínico y en los casos donde se realizan biopsias estas suelen tener cambios inespecíficos, pero en casos donde se observa en la anatomía patológica depósito de sustancia amiloide, la actitud frente al tratamiento no cambia, pero se denomina amiloidosis macular.



El tratamiento a veces no es necesario por cursar con leve prurito por lo que se recomienda hidratación de la zona afectada, pero en los casos que existe sintomatología importante se han utilizado antihistamínicos, corticoides tópicos e intralesionales, cremas hidratantes, incluso cremas con anestésicos locales, con respuestas muy variables. En caso de obtener mejoría con el tratamiento, la sintomatología reaparece al suspender los tratamientos. Por otra parte, es importante entender que esta patología es multifactorial con expresión cutánea por lo que también las valoraciones por ortopedia, neurología son de gran utilidad para el manejo interdisciplinario para lograr el control de la NP.






Dr. Cristian Rocha
Médico Dermatólogo
RyZ Dermatech