URTICARIA AGUDA

La urticaria aguda es una reacción inflamatoria limitada a la piel que se caracteriza por la rápida aparición de lesiones cutáneas eritematosas o blanquecinas, edematosas, pruriginosas y transitorias, comúnmente llamadas ronchas o habones; estas se pueden localizar en cualquier parte del cuerpo o las mucosas. La urticaria aguda se caracteriza por presentarse durante menos de seis semanas.


Por otra parte la urticaria aguda es una enfermedad cutánea frecuente. La incidencia real no se conoce, se estima que aproximadamente entre el 15% al 25% de la población general puede presentar este cuadro clínico en algún momento de su vida. En la mayoría de los casos su presentación es leve, aunque recurrente, puede afectar a todos los grupos etarios. Las formas agudas se observan con mayor frecuencia en niños y adultos jóvenes. También es un poco más común en mujeres que en hombres, además en la urticaria aguda es frecuente el antecedente de atopia.


La etiología de esta patología dermatológica son innumerables y en muchas ocasiones es difícil determinar cuál fue el factor desencadenante que originó el cuadro clínico. En la población general los primeros factores desencadenante son los medicamentos y con menor incidencia los alimentos, picadura de insectos y determinados antígenos tanto inhalados, ingeridos o de contacto. En niños los alimentos son los principales responsables de la urticaria aguda seguida de medicamentos y otros alérgenos.


Factores Desencadenantes (Alergenos)

Farmacos

· Ácido acetilsalicílico
· Penicilina
· Sulfonamidas
· Antiinflamatorios no esteroideos
· Analgésicos
· Morfina
· Codeína
· Aditivos salicilatos
· ácidos benzoico
· Tartracina
· Sustancias de contraste
· Sedantes, tranquilizantes
· Diuréticos
· Anticonceptivos
· Vitaminas.


Alimentos

· Leche y derivados
· Huevo y derivados
· Derivados del cacao: chocolates
· Pescado
· Mariscos
· Camarones
· Carne de cerdo y derivados
· Cereales
· Café
· Té
· Frutas y frutos secos
· Plátano
· Aguacate
· Castaña o kiwi
· Gaseosas oscuras y refrescos con colorantes y levaduras

Infecciones

· Enterovirus: Coxsackie y Echovirus
· Mononucleosis
· Hepatitis A
· Infecciones bacterianas

Otros

· Picadura de insectos
· Aeroalérgenos por inhalación
· Factores físicos: luz solar, frío.

La presentación clínica de la urticaria, la lesión primaria es la roncha o habón, una elevación de la piel, edematosa y firme de color rosado o blanco, que se blanquea a la presión y provoca prurito. Estas lesiones pueden variar de tamaño entre milímetros a varios centímetros. Estas lesiones pueden aparecer en cualquier zona de la piel, son polimorfas, pueden formar placas de mayor tamaño y de formas redondeadas, ovoides, circinadas, anulares, entre otras.

Para el diagnóstico de la urticaria aguda la historia clínica es la herramienta más útil. Los estudios complementarios se solicitaran si se tienen otras sospechas diagnosticas. Si se sospecha una urticaria aguda de origen infeccioso se deberá estudiar al paciente con los estudios que cada médico considere correspondiente.

El tratamiento de la urticaria aguda depende en primer lugar de poder identificar el agente etiológico responsable. Esta identificación es relativamente fácil en los casos de urticarias inducidas por alimentos y medicamentos, casos en los que se deberá evitar su ingesta. Los fármacos comúnmente empleados para su manejo son antihistamínicos y corticoides; sin embargo siempre es conveniente la valoración por un médico dermatólogo para poder establecer su diagnóstico y tratamiento.




Dr. Cristian Rocha
Médico Dermatólogo
RyZ Dermatech

HERPES ZOSTER

El hérpes zoster o como se le conoce coloquialmente “culebrilla” es una patología poco común que se presenta en personas que ya han sufrido de varicela y la probabilidad de presentarla aumenta a medida que las personas envejecen, por tal motivo es más frecuente en adultos y personas de la tercera edad.


Esta enfermedad es causada por el virus de la varicela zóster, el mismo virus que causa la varicela. Después de que una persona se recupera de la varicela, el virus permanece latente (inactivo) en los ganglios de los nervios raquídeos posteriores y en los ganglios sensitivos de los pares craneales. No se sabe con claridad cuáles son los factores que reactivan el virus, generalmente los pacientes que presenta herpes zoster no tienen antecedentes de contacto con otras personas con la misma patología, pero si es frecuente que se presente en personas con la inmunidad disminuida como por ejemplo en leucemias , linfomas , HIV, desnutrición , estrés, diabéticos, uso prolongados de corticoides o inmunosupresores en personas trasplantadas.


El herpes zoster generalmente suele presentarse como un único episodio en la vida, sin embargo hay algunos individuos que pueden presentar otros episodios afectando el mismo dermatoma en la mayoría de los casos. La forma de contagio de este virus es a través de contacto directo de las secreciones de las vesículas en el brote agudo , por lo cual se debe evitar el contacto con embarazadas , niños que no hayan tenido varicela, personas inmunodeprimidas o con alteración de la inmunidad, en la fase de costrosa las personas dejan de ser contagiosas.


La presentación clínica del herpes zoster, puede comenzar con dolor tipo punzada o ardor, además de otros síntomas como adormecimiento o prurito (picazón) de un dermatoma; la gravedad del dolor puede ser de leve a severo según el grupo etario siendo más severo en adultos mayores. Posteriormente entre el segundo y tercer día aparecen las lesiones tipo pápulas y vesículas (ampollas pequeñas) en el área del dolor ; entre el séptimo y decimo día las lesiones se secan y se forman costras las cuales desaparecen de dos a cuatro semanas.


El diagnóstico de esta patología por lo general es clínico, no se requieren de un laboratorio adicional excepto cuando existen dudas diagnósticas.


El tratamiento es importante el inicio en lo posible en los primeros días del brote (24-72 horas) para acortar la duración y la gravedad de la enfermedad. El tratamiento se realiza con antivirales por el tiempo establecido por el especialista. El tratamiento además esta indicado para prevenir secuelas como dolor o neuralgias post-herpética que es la complicación más común.
Si la afectación de este virus es en áreas del nervio trigémino (cara) también es importante iniciar el tratamiento antiviral acompañado de antiinflamatorios potentes para prevenir secuelas a nivel ocular y auditivo; en estos casos por lo general requieren de una hospitalización para su manejo.



Si sospecha tener herpes zoster recuerde:
• Consultar al médico de forma inmediata, no es una urgencia vital, pero si es necesario el inicio de tratamiento lo antes posible.
• No utilice remedios caseros sobre el área afectada, podría generar irritación.
• No aplicar objetos calientes ya que pueden ocasionar quemaduras y dejar cicatrices.
• Mantenga el área afectada cubierta y evite tocarse o rascarse.
• Lavar las manos con frecuencia si ha manipulado las lesiones y así evitar la propagación del virus.
• Si esta con la presencia de vesículas evite el contactó con: embarazadas , niños y adultos mayores que nunca hayan tenido varicela o que no estén vacunadas contra esta enfermedad, bebes prematuros o de bajo peso, personas con sistemas inmunitarios alterados.




Dr. Cristian Rocha
Médica Dermatólogo
RyZ Dermatech

COSMELAN

UNA ALTERNATIVA PROFESIONAL A TUS MANCHAS
Las manchas en la piel son un signo de envejecimiento o consecuencia de alguna patología, que da a la piel un aspecto poco uniforme. Las alteraciones en la pigmentación de la piel son muy frecuentes y es un problema que se presenta principalmente en personas adultas de todos los fototipos cutáneos (tipos de pieles), generando gran preocupación estética además de un impacto negativo en la calidad de vida de las personas que las padecen.

Existen varios factores que influyen en la aparición de manchas en la piel:

· Radiación solar
· Factores genéticos
· Alteraciones hormonales
· Proceso de envejecimiento
· Fármacos fotosensibilizantes
· Procesos inflamatorios

Todos estos factores favorecen un aumento en la producción de melanina, que es uno de los pigmentos responsables de la coloración de la piel, con la consecuente aparición de manchas en la piel de forma localizada.


No todas las manchas que se presenta en la piel tiene el mismo origen, por eso es importante saberlas diferenciar, entre estas tenemos:

· Melasma
· Lentigos solares
· Pecas
· Hiperpigmentaciones postinflamatorias (secundarias a procesos inflamatorios en la piel).

Uno de los tratamientos con los que contamos los dermatólogos hoy en día es el COSMELAN® . Es un tratamiento despigmentante profesional creado para atenuar manchas de origen melánico mejorando al mismo tiempo la calidad y luminosidad en toda la piel tratada.

Cosmelan es un tratamiento integral que consta de 4 fases y con su estricto cumplimiento se obtienen los mejores resultados en la atenuación de las manchas.

1. Despigmentación intensiva
2. Despigmentación continua
3. Regulación de la hiperpigmentación
4. Control de la reaparición.



¿Cómo es el procedimiento?
El protocolo inicia en el consultorio dermatológico (despigmentación intensiva) donde el profesional prepara la piel desengrasándola adecuadamente y aplicando la mascarilla de Cosmelan 1 en todo el rostro la cual no genera ninguna molestia, y el paciente se queda con la mascarilla por el tiempo que determine el profesional y se enjuaga en el domicilio con agua, seguido a esto el dermatólogo indica las cremas que debe aplicar el paciente en los días posteriores a la aplicación de la mascarilla, debido a que la piel se puede enrojecer en los primeros días y posteriormente presentar una descamación de las misma entre los 5- 7 días.

Los cuidados posteriores que los realiza el paciente como la protección solar estricta y los productos despigmentante (Cosmelan 2) son importantes porque estos son los que permiten que haya una regulación en la producción de melanina y así evitar que las manchas aparezcan nuevamente.

También es importante aclarar que hasta la actualidad no existe un tratamiento que elimine 100% las machas y evite su reaparición; por esto es importante continuar los controles periódicos con tu dermatólogo de cabecera.




Dra. Leidy Patricia Zúñiga Correa
Médica Dermatóloga
RyZ Dermatech

ESCABIOSIS

La Escabiosis es una patología infecto-contagiosa causada por el ácaro Sarcoptes scabiei variedad hominis.


La hembra de este tipo de parasito después aparearse con el macho, exuda un líquido que disuelve la capa córnea de la piel y cava con sus mandíbulas y patas un túnel en el estrato córneo de la piel donde deposita 2 a 3 huevos por día. Aproximadamente a los 3 o 4 días los huevos eclosionan dando lugar a las larvas las cuales ascienden hacia la superficie de la piel donde maduran a adultos aproximadamente a los 10 o 14 días.


El modo de transmisión de la escabiosis es persona a persona (interhumano) , que están en contacto estrecho, sin embrago el ácaro puede quedar hasta 72 horas en la ropa contaminada de un paciente con esta patología. El prurito (picazón) es el síntoma más frecuente y empeora característicamente a la noche debido a la mayor temperatura corporal y actividad de este parásito. El prurito también está relacionado con la sensibilización a antígenos de la saliva y partes del ácaro, y comienza alrededor de la tercera y cuarta semanas después del inicio de la infestación.


Las localizaciones más comunes donde se pueden observar los túneles (galerías acarianas) es manos, muñecas, genitales, axilas, ombligo, y pezones; también es característico la aparición de pápulas eritematosas, la mayoría de las veces modificadas por el rascado y por infecciones secundarias a este . La cabeza y el cuello por lo general no suelen estar afectados, pero de estar las lesiones no están habitadas.


Como se mencionó los sitios más frecuentemente afectados son: axilas, areolas, abdomen en región periumbilical, espacios interdigitales de manos y en los varones genitales externos. En niños lactantes es llamativo el compromiso palmo-plantar con formación de vesículas (ampollas) y vesículo-pústulas (ampollas con pus) y lesiones nodulares en tórax.

El tratamiento de escabiosos se basa en la aplicación de acaricidas en todo el cuerpo desde el cuello hasta los pies en todos los convivientes, tengan o no tengan lesiones, dejando actuar 6 a 8 horas; luego se retira la medicación y los pacientes deben vestirse con ropa limpia y planchada. La ropa que no se pueda lavar, se guarda en bolsas cerradas durante 3 días. Se debe repetir la aplicación de los acaricidas a la quinta y décima noches según indicación médica. También se pueden utilizar medicamentos que ayuden en el control del prurito, ya que el mismo puede incluso persistir hasta un mes después del tratamiento. Por otra parte si existe sobreinfección bacteriana se pueden realizar fomentos con antisépticos y antibióticos tópicos o antibióticos orales de ser lesiones muy extensas. Siempre es conveniente que antes de realizar cualquier tipo de tratamiento valorado y supervisado por un medico dermatólogo.




Dr. Cristian Rocha
Médico Dermatólogo
RyZ Dermatech

HIPERHIDROSIS

La hiperhidrosis es la producción de sudor excesiva, ó en cantidades superiores a las necesarias para la termorregulación. Es una patología que afecta aproximadamente al 3% de la población general; y si bien no es una enfermedad que genere riesgo para la vida, si puede afectar considerablemente la calidad de vida.


En la hiperhidrosis hay un aumento en la actividad de las glándulas sudoríparas o glándulas ecrinas que son las encargadas de producir el sudor y están concentradas principalmente en áreas del cuerpo como las axilas, tercio superior facial, palmas y plantas. Estas glándulas se encuentran inervadas por fibras colinérgicas del sistema nervioso simpático. En condiciones normales estas responden al calor, stress, y ciertos estímulos olfatorios y gustatorios. Cuando existe una disfunción autónoma en esta inervación se produce la hiperhidrosis, esta disfunción puede ser de origen desconocido (hiperhidrosis primaria) o secundario a factores neurológicos, endocrinos, infecciosos, oncológicos o farmacológicos (hiperhidrosis secundaria).


Se cree que la hiperhidrosis primaria ó focal es de etiología genética, dado que se presenta en varios miembros de la familia (estos antecedentes familiares son evidentes en el 30 al 50% de la población). Por otra parte, la hiperhidrosis focal afecta únicamente a personas sanas, con su inicio en la pubertad y su máxima expresión entre los 20 y 30 años de vida.


La sudoración excesiva es el síntoma principal, pero además a veces se pueden producir otros síntomas como el mal olor (bromhidrosis), por la descomposición del sudor por la presencia de bacterias en la piel que ocasiona situaciones moletas, angustiantes en las personas afectadas.


Para hacer el diagnóstico de hiperhidrosis primaria, se debe realizar una historia clínica detallada con ciertos puntos que nos ayuden a realizarlo:

- Presenta los síntomas por más de 6 meses.
- Localización característica como axilas, manos, pies, rostro.
- Simetría de la transpiración.
- No se presentan los síntomas durante la noche.
- Ocurre al menos un episodio por semana.
- Puede presentar antecedentes familiares.
- Comienzo en la juventud generalmente en menores de 25 años.
- Repercusión en la vida diaria.


No existe ningún tratamiento que pueda detener la sudoración en su totalidad, debido a que esta es una función fisiológica, pero hay disponibles diversos tratamientos que podemos ofrecer a los pacientes para mejorar los síntomas de la hiperhidrosis de los que disponemos:

- Desodorantes especializados.
- Aplicación de toxina botulínica.
- Medicamentos sistémicos.
- En casos severos y refractarios se considerará la simpatectomía la cual no es muy recomendable en la actualidad.


Otras recomendaciones como cambios en el estilo de vida podrían mejorar la sudoración como, por ejemplo:

- Evitar consumo de comidas con mucho picante o especiadas, alcohol o café.
- Usar ropa de algodón.
- Elegir ropa con colores muy claros o muy oscuros para ocultar signos de sudoración excesiva.
- Uso de forros axilares los cuales absorben el sudor y evitan manchas en la ropa.




Dra. Leidy Patricia Zuñiga Correa
Médica Dermatóloga
RyZ Dermatech

PITIRIASIS ROSADA

¿QUE ES LA PITIRIASIS ROSADA?

La pitiriasis rosada de Gibert es una erupción cutánea aguda de naturaliza benigna y autolimitada a la piel, que puede persistir durante más de 10 semanas. Gibert fue quien la describió en el año de 1860, motivo por el cual esta patología lleva su apellido. Se calcula que la incidencia es 160-170 casos por 100,000 habitantes/ año. Se presenta en mayor proporción en climas templados por lo que se cree que puede tener un ciclo estacional con mayor aparición durante los meses de primavera y otoño.


La afectación de los pacientes es más común verla en mujeres que en hombres, en edades entre los 10 a 35 años. Su etiología aún se desconoce; pero se sospecha desde hace tiempo su probable relación causal con agentes virales centrando la atención en los virus herpes humanos tipos 6 y 7, sin poder demostrar en ocasiones material génico ni en las lesiones cutáneas ni en sangre periférica. Aunque se ha observado en el curso del padecimiento, la aparición de síntomas prodrómicos de predominio respiratorio en 70% de los casos días o semanas antes de su presentación clínica; generalmente en una única ocasión, orientan a un posible origen infeccioso.


La distribución topográfica de las lesiones y la presencia muy característica de una placa rojizo-descamativa circular u ovalada bien definida (placa eritmato-asalmonada con collarete escamoso interno de elementos blanquecinos adherentes, situada generalmente en el cuello o tronco en la mitad de los casos, denominado medallón heráldico) es de gran ayuda para el diagnóstico clínico. Posterior a la aparición de esta lesión se produce un exantema (brote) secundario que evoluciona por brotes a intervalos regulares diseminados a cuello, tronco y parte proximal de extremidades de manera bilateral y simétrica. Puede manifestarse como múltiples placas pálido-rosadas descamativas similares a la lesión inicial pero de menor tamaño.


Generalmente esta patología cutánea desaparece espontáneamente en término de cuatro a ocho semanas en más de dos terceras partes de los casos. En algunos casos los pacientes pueden presentar prurito de leve a moderada intensidad en el 50% de ellos.


Como se mencionó el diagnóstico es fundamentalmente clínico y no requiere de estudios de extensión en la mayoría de los casos. Al considerarla una enfermedad aguda, autolimitada a piel y de carácter benigno lo más importante es la explicación al paciente y sus familiares. Ocurrirá una resolución espontánea en varias semanas o meses .Si se cursa con prurito se pueden sugerir antihistamínicos orales, emolientes y en ocasiones esteroides tópicos de baja potencia con resultados variables.




Dr. Cristian Rocha
Médico Dermatólogo
RyZ Dermatech